jueves, 30 de agosto de 2012

Retornando a lo simple, a lo olvidado


En estos días que me amanezco más al sur del sur, mas tarde que para el peninsular, estoy volviendo un poco a la “raíz” de los entretenimientos humanos. Esto es fruto de no tener internet en casa, ni televisión, ni periódicos, en fin nada que me lave la cabeza con ofertas, oulets, crisis, ni descalabros financieros… por no tener no tengo cerca ni familia, ni novia, ni amigos…que también tienen su parte lobotomizante en ciertos momentos
Estoy por tanto retornando a disfrutar de cosas básicas, de las que puede que haya mucha gente no ha salido aun, pero que yo hacía mucho no disfrutaba por si solas. Medio fruto de la tecnología arrolladora, que envuelve la vida haciéndola menos humilde y medio resultado de las mareas vivaces de fuerzas que nos llevan a los humanos de recursos limitadamente ilimitados a vernos hastiados de las cosas comunes.
Básicamente quiero decir que estoy volviendo a:
1)      Leer libros sobre cómo debería ser en un futuro.
2)      Tumbarme boca arriba en la cama, con los ojos cerrados, escuchando música y cantando.



La primera actividad implica el placer de leer e imaginarme haciendo cosas que muchos mayores, pero mayores, mayores vivieron y algunos, tal vez, anhelan. “La vida en el campo”, literalmente el título del libro que estoy leyendo, mejor ojeando, porque no es una novela. Es un libro que me describe, mejor dicho, me hace imaginarme en  todas las labores de una granja familiar, desde plantar tomates a desollar un conejo, pasando por la apicultura y el compostaje de residuos sólidos humanos…se te ocurre algo más saludable para el resto de tus días que una ración de granja mientras miras al cielo, cantas y de paso agradeces a la vida por poder disfrutarlo con tus queridos.
La segunda cosa, la que más me está gustando, vino como sin quererlo, le di volumen al aparato y canción tras canción llegaban todos los éxitos de mi lista particular, la voz fluía fácil y para cuando me di cuenta la batería languidecía al son de “La Bersuit”, “JuegoFrio”, “Macaco “y “Las Alubias de Ojos Negros”…me falta aun mi ración de éxitos “hiphoperos” y algún rock. En un momento dado, me acorde de cuantos amores platónicos había creado realizando esta actividad, para la cual hasta el más débil de los de mi calaña está ampliamente preparado. Cuantas primeras citas, centenares de besos…y otras cosas que no vienen al caso, por encontrarnos dentro del horario infantil. Mentiría si dijera que mi primer beso “real” fue más romántico o placentero que el que le di a la guapa de mi clase, sin dejar el colchón de mi cama, mirando las láminas de madera del techo de mi habitación.
Estos días ando pensando que pocos placeres puédansele comparar. Pero por ahora, en estos momentos, de africano retiro espiritual, me conformo con las cosas sencillas…mirar los gecos del techo mientras tarareo alguna tonada argentina!
Eso sí, no soy ajeno a los vaivenes del mundo moderno y deje mi “Walkman” de lado, por obsoleto, a cambio de un “teléfono listillo”, androide operacional del mundo post-cibernético, con auriculares “DienteAzul”.

lunes, 9 de julio de 2012

Regalo una piruleta a quien...

...me sepa decir que es el "CHI-KUNG" , y sin mirar en el diccionario.

Esta va de gimnasios, y es que si algo he echado de menos en el pasado año y medio de aventuras fuera de casa, ha sido hacer deporte.

En Bolivia vivíamos a 4.000 msnm, así que sobrevivir ya era suficiente. Cuando alguna vez pegabamos una mini carrera de media manzana con Chuño, luego tardábamos unos cuántos minutos en recuperarnos junto con el susto de parecer que nos iba a dar un sopitiplín.

En Tanzania salimos a correr un par de veces. La gente se sorprendía mucho (existe un proverbio que traducido dice algo así "quién hace cosas con rapidez no tiene la bendición de Dios"), nunca llegué a ver a un Tanzano corriendo, por cualquier motivo que fuera, ni con prisas, así que dos blancos en calzonas, corriendo y sudando, era tal espectáculo, que no fuimos capaces de repetirlo más que dos veces.


Así que como tengo 2 meses en casa, me he apuntado a un gimnasio. La gran hazaña ha sido entender el horario... Por ejemplo os contaré el lunes:

9.30-10.30 Body Pump
10.30-11.30 Yoguilates
11.30-12.30 Mantenimiento
12.30-13.30 Body Jump
13.30-14.30 Cardio boxing
14.30-15.30 Estiramientos
15.30-...

Vamos que no hay quien lo entienda! Parece ser que el "aerobic" de toda la vida, no tiene un nombre suficientemente fashion ni tiene gancho, así que ahora si queremos hacer algo parecido hay que ir a "step".

El jueves probé el Taichi y el viernes fui a Chi-Kung.

Afectados por los gimnasios con programaciones que no entienden ni ellos, por favor llamen a este teléfono:

9123456780

Nota del D.: Esta esta es una cometa vieja de la Ratita, la pongo aquí porque haciendo limpieza en el Blog la encontré sin publicar.

martes, 3 de julio de 2012

Un brindis por la novia


Cuando nací y miré a mí alrededor, ella ya llevaba reinando 20 meses desde su pequeño trono. Yo, recién llegado, en canicas y sin nada que perder, me hice fuerte en la batalla desde el primer día. Resolví agredirla y vilipendiarla durante años, llamarle cosas feas y hacerle todo tipo de perradas que para la ocasión inventé. Ella siempre, o casi siempre, se comía con patatas todo lo que yo le hacía. Más o menos hasta los 12 años donde todo cambió, a mi parecer para mal ya que las tortas cambiaron de dirección hasta nuestros días.
Desde casi nuestro primer día en estos parajes terrestres se decidió azarosamente que nuestra familia fuera tripartita. Ciertamente sin saber muy bien porque nos tocó así a Ruth y a mí que fuera Ama la de los daba, a partes iguales, azotes con la zapatilla que picaba y nuestro plato favorito los domingos después de la piscina; Conejo con patatas asadas y Ali-Oli. Yo siempre quería el hígado y Ruth las costillas. ¡Cuan diferentes somos!
Así que pasamos una infancia con alguna ausencia, pese a que ninguno tenemos recuerdos de Aita, pero en general alegre y sin faltas; ni de cariño, ni de amigos, ni de alubias. Tuvimos la suerte de crecer como deben crecer los niños para hacerse personas de bien. Esto es, adoptando gatitos callejeros entre carros de toallas, enfrentando la muerte de un patito amarillo fluorescente en nuestras propias manos, tirándonos con plásticos en la nieve por la cuesta de los helechos, aprendiendo a montar en bicicleta en el depósito, tirándonos en “Goitibehera” por la carretera hasta donde Eugenio, haciendo carreras de caracoles, jugando a las tienditas, a los cromos de palma, caminando a “los pinos” a por “espigarri” y pidiendo para San Juan… vamos que solo nos enfrentábamos a la tele para “El Equipo A”, “El coche Fantástico” o series de estreno tan míticas.
Los años pasaron, aquella pequeña niñita repollo que lloraba hasta vaciar los lagrimales, si se le manchaba con Nocilla el vestido nuevo, fue creciendo a ritmo de “matriculas de honor”, vacunas traumatizantes y ortodoncias. Muchos incautos creyeron que podrían conquistar a una mujer con tanto potencial y partido; Guapa como ella sola e inteligente como ninguna, pues siempre era la 1ª de clase. Ella, no voy a mentir ahora, se dejaba querer, ¡Pero hasta cierto punto, que alguien la estaba esperando! (Aunque “alguien” en ese momento espacio-temporal preferiría a buen seguro una visita guiada por Estrella de la Muerte junto a Dar-Vader antes que jugar al conejo de la suerte con la buenorra de su clase).
Comenzó, con su primer beso “de amor”, la peregrinación a su personal Monte del Calvario sentimental. Un camino que tanto yo, como sobre todo Ama, recorrimos a su lado. Y es que creo recordar, por ser generoso, que aproximadamente dos o tres de todos sus pretendientes merecieron mi respeto y/o simpatía. Los primeros amores siempre son torpes, no digo que no, pero la Fiki se las apañaba para traernos una y otra vez especímenes de la más variopinta alcurnia. Cito textualmente: El que siempre suspendía, el que pasaba de ella, los floristas enamorados, el bajista de grupo de rock-abertzale, el ingeniero-baserritarra, la estrella de rock, el elfos del bosque de los gnomos, solo por decir algunos de los mejores…
Y es que es lo que tiene ser como un Dragón-Khan (la montaña rusa de Port-Aventura) con un cerebro que funciona a la velocidad de la luz. Ella va de 0 a 100 en lo que yo arranco el coche. En muchos de sus viajes emocionales, Ama y yo terminábamos a las tantas de la noche, como decirlo suavemente…”Charlando Acaloradamente” sentados en la esquina de la lavadora (no me digas muy bien porque, pero acabábamos ahí). Incluso a veces ella hacía una pequeña maleta para “irse a vivir con su amiga Alicia, que la comprendía mejor, a San Miguel”. Después, yo corría a la parada de tren para decirle, de parte de Ama, que volviera, que a donde iba a ir a vivir. Bueno eso y que ya no había tren, porque eran las 2 de la madrugada y hacía frío. No voy a enumerar más episodios de este calibre, si conocéis a Ruth, tal vez habréis oído hablar de los más míticos. Lo importante es que finalmente llegamos sanos, salvos y unidos aquí, el resto es historia.
Este camino hacia el Monte Calvario, felizmente, ha terminado hace algunos minutos y no podemos, los Montes-Burgos, estar más contentos, por el resultado, lo digo alto, abierta y honestamente:
Hoy Ruth se ha casado con lo mejor que su caña ha pescado”

 
La pesca de hoy tiene calidad, simpatía, ironía, paciencia, imperturbabilidad, amor y supongo ciertas dosis de despotismo ilustrado, vamos todo lo que se necesita para haberla llevado hasta donde está ahora mismo. 
 
¡Me quito el sombrero ante ti, Maestro del Amor!

domingo, 26 de febrero de 2012

Maraña de Marañón

Esta historia comenzó en Jamaica, en el año 1997, cuando me dijeron que Jamaica tenía un "Plato Nacional" y aunque yo no comprendía bien lo que querian decir con un plato nacional lo prové: El "Ackee and Salt Fish", esto quiere decir que te pones a comer bacalao desalado...nada menos que para desayunar. Le doi un pase a eso, si te gusta; no es mi caso.Pero, ¿El Ackke este que es lo que es? Para mi fue nada más que una fruta, pero no le busque ningún relativo en mi obituario hortofruticola personal, nada mal desarrollado ya.

Parason los años y aquella fruta de nombre raro se borró de mi curiosidad hasta que el otro día, en San Salvador, comienzo a oir...¡qué si marañón por aquí, marañón por allá, marañon por allendelagua! De repente todo el mundo me enmarañaba con los marañones y yo pensando que serían descendientes del famoso médico español, al alimón único Marañon que yo conocía, y digamoslo también, de refilón, en libros del colegio.

Cuando ví al susodicho marañon, de manos de un amable señor que me ofreció uno al verme acercar a su "marañonero" sito en vereda de la carretera, un escalofrio de plenitud me recorrió el cuerpo. Puesto que reconocí en el Sr. Marañón Salvadoreño a Mr. Ackee Jamaicano. Alegremente tras porner tras de mi esta disputa frutícola de 14 años conmigo mismo, di con esta visión por zanjada la curiosidad sobre el tema...hasta hoy, en el preciso instante que escribia sobre esta enmarañada trama.

Resulta, decidme si no estoy en lo cierto que Sr Marañón y Mr. Ackke son en realidad dos diferentes arboles cuyo fruto me pareció muy similar. Ved y juzgad por vosotros mismos:

  Mr. Ackee

 Sr. Marañón

Una vez estudiados a fondo se reconocen las diferencias, pero el recuerdo que le guardaba yo a Mr. Ackee no era demasiado profundo así que lo confundí con mi recién llegado amigo, el Sr. Marañón.

Pero miremos un poco más de cerca a nuestro invitado Sr. Marañon, ¿es en realidad un recién llegado? No.¿Alguién sabría decirme como le llamaríamos en España?...Si, si, lo tenemos. A ver si lo reconoceis, disfrazado con su pantalones rojos de campana y su abrigo de piel gruesa marrón. Os doy dos pistas sobre su nombre:
1) Comienza por el nombre de mi prima arquitecta.
2) Termina por la verdura favorita de todo buen navarro.
Exactamente, es el archiconocido señor...

Anacardo

Curiosidades que pasan cuando se juntan la naturaleza, los viajes, la vida y los humanos.

viernes, 3 de febrero de 2012

Se acabaron las vacaciones

Se acabaron hace mucho tiempo los días de la Marmota, llegaron otros días en los que cada momento era diferente; pasaron bodas, porrones, cafés, visitas y visitantes, nacimientos y sobre todo tranquilidad.

Pero la tranquilidad da paso, a veces, a la inactividad y a la postre se crean nuevos Días de la Marmota. A su vez los que en su día lo fueron se tornan promesas excitantes llenas de movimiento.

A esto yo le llamo "Teoría Marmotil Inversa Pendular" porque van y vienen de forma periódica y se alternan unas fase con otras. Lo importante es que los ciclos sean los deseados y que alternen, si no, supongo que mi universo no estaría en su meta-estable equilibrio. Mi vida a veces es como un Péndulo de Foucault, en el que uno sabe si el que gira, aparentemente, soy yo o mi alrededor, aparentemente inmóvil.


En un momento dado, tras dos conversaciones con desconocidas, se me comunica que el péndulo ha derribado un bolo más:
- Has sido seleccionado para ir a El Salvador. Así que vete haciendo las maletas.

Así que sin más casi casi me despido de la peninsula y su frio polar para irme al pacifico El Salvador (más que nada porque está bañado por el Oceano Pacífico.